viernes, 23 de julio de 2021

Ahora vas y remas.


 (Dedicado a los que les interesa la política,que no la humanidad)



Remaban y remaban

los hombres del barco.

Remaban y remaban

mientras el capitán dormía.

Remaban y remaban

aún con sus brazos cansados.

Remaban y remaban

o según las leyendas de marineros

 nunca amanecería.


No hay lucha más allá de uno mismo 

salvo que un líder te seduzca. 


Remaban y remaban

los hombres del barco.

Remaban y remaban

aún con hambruna y sed a bordo.

Remaban y remaban

lejos de yacer con sus esposas.

Remaban y remaban 

para que el látigo de sus amos

nunca alcanzara sus lomos.


No hay victoria más humillante

que la que arrodilla al rendido. 


Remaban y remaban

los hombres del barco.

Remaban y remaban

entre la deshonra de sus abuelos muertos.

Remaban y remaban

alejándose de sus tierras santas.

Remaban y remaban

desdiciéndose avergonzados

de haber dejado atrás sus puertos.


No existe más deuda 

que la que no te perdona el enemigo.  


Remaban y remaban

los hombres del barco.

Remaban y remaban

aun con sus brazos cansados.

Remaban y remaban

arrojando al océano lo importante.

Remaban y remaban

olvidando sus raíces y 

las siembras de otras manos. 


Solo los niños pueden ser.

De nosotros depende todo lo demás…


Ahora vas… y remas.


domingo, 18 de julio de 2021

quise besarla en la noria

 







La conocí después de su primera comunión.

Llevaba 40 años besando a discreción

a hombres con cantimploras agujereadas.

Le consulté por mi futuro.

Por lo visto las cartas que me salieron

carecían de remitente.


«Estás de paso… has olvidado tu origen

y nunca te preocupaste de entender los mapas»

—me reveló dándome un beso húmedo.


Me pareció una buena razón para quedarme.

Pagué y me echó de su casa.


En mi opinión no había acertado en nada.


Sobre mi origen había leído mucho como para olvidarlo.

Y entendía los mapas… solo que no sabía abrirlos. 


Algunos años después la volví a encontrar en una feria.

Se hacía llamar de otra manera 

y pronunciaba mi nombre como si fuera bíblico.


«¿Subes?» —me preguntó empujando 

la portezuela que daba a un vagón para parejas —

«Algunos lo llaman el Túnel del Amor…»


«¿Cómo lo llamas tú?» —me interesé.

«La ruleta de la fortuna» —respondió sonriendo.


Subí. 

Tuve nauseas a la tercera vuelta y vomité.


«Así no ganarás nunca» —me dijo al abandonar la atracción.

«No es culpa mía que me maree en la noria» —me excusé.

«Nadie lo hace si sube enamorado» —sentenció.


Quise besarla… 

… pero odiaba el olor a vómito y había cola. 


domingo, 11 de julio de 2021

podría dar frutos

 






Se negó a sembrar.

Consideraba la recolecta 

una forma de codicia.


Luego se enamoró

y entre dos coches aparcados

tuvo su primer orgasmo.


Sus padres se alegraron

y sus “mejores” amigos

por fin pudieron decirle:

«Sabíamos que cederías…»


La boda se celebró por todo lo alto

y en la lista de bodas 

no faltó el televisor.


Una cadena emitió

un programa de jardineria.

Por lo visto —decían —, 

si metías una semilla 

en un recipiente de barro 

lo minúsculo se convertía

 en otra cosa más grande.


Días después la policía

 buscaba el móvil del crimen.


¿Qué sentido tenía aquel asesinato?


Todo lo que tenían

era una maceta, unos genitales

y una hoja escrita:


“¡Cuidado!

 ¡No regar! 

Podría dar frutos”




jueves, 8 de julio de 2021

Descansa, niña, descansa...



Descansa, niña, descansa…

sé que doy trabajo

y tú mereces el descanso de los buenos.

Ojalá que los versos

dejen de darme insomnio

antes de que te aburras con la luna.


Descansa, niña, descansa…

y que no confundas la cama

con las ganas de irte a dormir.

Lo que aprendí de joven

no me sirve de mucho

a la hora de follar con descaro.


Descansa, niña, descansa…

que tengas los veranos que tengas

no habrá más invierno que el que persigas.

¿De qué sino ibas a taparte

con la manta en pleno julio

por unas ventanas mal cerradas?


Descansa, niña, descansa…

que descansando se aprende

más que buscando.

Que si buscas corres riesgo de encontrarme.

Que encontrarme solo puede significar una cosa…


…que tú te has perdido. 


 

lunes, 5 de julio de 2021

Por algo se llaman estaciones de autobuses...



Me la crucé en la estación de autobuses.

No pedía dinero.

Su escote rebosaba tetas 

y en mi opinión le faltaban pantalones.

Se me acercó para pedirme un cigarro.

De aquellas yo no fumaba.

No le importó.

Se trataba de pedir —me aclaró.

«¿Me darías un hijo?» —añadió.

«¿El de quién?» —respondí divertido.

Ella rió.

Yo reí.

Tampoco ella fumaba por lo visto.


Más tarde la encontré con otra mujer en la cama.

Quise participar.

«No lo estropees» —me pidió —

«te escogí porque te considero un buen tipo»


Fui hasta la nevera y me pelé un melocotón.

Acabado mi manjar

la otra mujer entró en la cocina:

«No hay quien soporte a tu chica.

Deberías comprarte un perro» —me espetó.

Luego abrió el frigorífico y lo olisqueó.

No cogió nada.

Cerró asegurándose de que quedaba bien cerrado.

Se vistió y se fue.


Yo regresé al cuarto de mi pareja.

«¿Todo bien?» —pregunté.

«Te amo tanto…» —respondió.


Aunque no follamos ella se recostó en mi pecho.

Me agradaba el calor de sus lágrimas.

Me recordaba a la estación de autobuses

donde nos conocimos.


Aquel lugar sabía mucho de despedidas. 




domingo, 4 de julio de 2021

Vivía en sábado

 




Vivía en sábado de lunes a viernes.

El domingo trabajaba

recitando poesía comunista

a las puertas de la iglesia.

Lo hacía en valenciano con su acento ruso

y de vez en cuando

salpicaba a los feligreses

con su tetrabrik de vino vacío. 


Lo cosieron a puñaladas 

con una Singer la tarde de Navidad.

Algunos acusaron al párroco del crimen.

Otros a Santa Claus.

Y eso que él dejó tejido con su sangre

que no había puntada sin hilo

ni sastre sin razones para odiar 

a las mujeres.


Dicen que no le asustaba

acabar bordado contra un bastidor.

Y que escogió ese día para morir 

porque no abrían los grandes almacenes.


La policía todavía no ha encontrado el cadáver.

Por lo visto el cambio climático 

obliga a retrasar las jubilaciones

y él quería morir joven.


Será cosa de costuras…

miércoles, 30 de junio de 2021

me llaman...


                         La tierra prometida existe.

Ella la pisa cada día.

Me envía cartas para recordarme

que mi falta de fe

me impedirá tocarla.

Que me tendré que conformar 

con verla en la cama desde la puerta. 


Supongo que es un precio justo.

Nunca he valorado una promesa.

Me saben igual que el agua.

y del agua no se recuerda el trago.

Será que nada que sea necesario

es capaz de horadar la memoria.


Ella dice no estar preocupada.

A fin de cuentas sabe lo que sufro

con cada golpe de suerte y que

las miradas que no se conforman

son las miradas del infeliz.


Lo saben las religiones.

¿De qué otra manera convencerían?

—me pregunta desde la cama.


Entiendo que solo le gusto por eso.

Porque nunca llego

y es obligado un buen horizonte

si a uno le gusta galopar. 

A ella le gusta mucho.


Vete tú a saber si será esa la razón

de que no se conforme con un solo jinete.  


martes, 29 de junio de 2021

El tigre y las escuelas

                                                        




Se comía a los niños cerca de las ESCUELAS

Lo llamaban "Tigretón" 

Ese era el nombre que más le gustaba

desde que lo desterraron de los cuentos infantiles.

Le habían jodido, sí... y bastante...

Los cuentos sí que lo conocían a fondo.

El lobo, el hombre del saco, la bruja… 

¡esos eran nombres!

hasta que la psicología lo llamó “enfermo”.


¿Enfermo? 

¿De qué?


¿Es que no tenía derecho a comer lo que le diera la gana?


Si los niños tenían derecho a ser niños

¿por qué no iba él a tenerlo para comérselos? 


Pronto comprendió que la suerte estaba de su parte

y silenció sus quejas.


Las víctimas aceptaron la definición.

La definición acorraló a la justicia.

La justicia no supo desobedecer a la política

y la política, cobarde y astuta,

se relamió.


Después…


 después… audiencias de mierda,

víctimas televisadas

y más indignación de paso que recursos

con contrato indefinido.


Si la naturaleza entendiera de derechos

no habría más asesino que la vejez 

—escuché una vez decir a un tigre.




domingo, 13 de junio de 2021

de esas cosas como Marte...

No se llega tarde.

Se llega o no se llega.

Cada segundo abre una puerta.

En cada puerta

acecha un asesino y un ángel.

Quien te reciba depende 

de lo fuerte que silbe tu suerte

y de lo sordo que esté cada cual.


Lo jodido es cuando ni siquiera ibas.

Cuando te vienen a buscar.

Sencillamente cuidabas de tu jardín

y la Administración se fijó en tu hucha.

El tipo de la ITV sabe de lo que hablo.


Aún así cogemos el autobús

y apostamos a la lotería.

Sabemos que el vecino 

está peor que nosotros

y que la TV permite cambiar de canal. 

Todo está bien mientras no nos embarguen

o estemos enamorados.


La evolución

sigue siendo un juego 

entre presas y depredadores.


Lo de Marte y todo eso…

…despensas para futuras oligarquías.


domingo, 30 de mayo de 2021

dicen que en el 2050...

 


Ninguno estamos por estar

salvo que lo decidamos.

¿Qué padres no se sentirían orgullosos?

Se nace para cumplir

y se cumplen años que se celebran.

¿Lo mejor de todo?

Ni tú ni yo nos parecemos

y aún así aguantamos el mismo peso.

Dicen que la revolución se hizo

y que el mundo cambió.

Pero el día sigue durando lo que dura la droga 

que nos hace soportarlo. 

Las noticias no son malas.

Peor es la sequía.

O eres optimista o estás “out”.

«El universo es atracción»—pregonan los prósperos gurús.

Y otra bomba cae en alguna parte

porque las víctimas han debido desearlo

inconscientemente. 


Negocios.

Solo existen negocios.

Yerran los que piensan que el hombre

aprendió a hablar para comunicarse.

Lo hizo para montar el primer negocio.

Aquel que no sabía morder aprendió a hablar.

Dejó de haber presas y nacieron los primeros esclavos.


Todo tiene otra lectura.

Las letras falsifican las ideas.

Si no me crees

atrévete a escribir tu peor polvo

para seducir a tu próxima pareja. 


Aguanta, nos dicen… en el 2050

será mejor…


¡Joder con los profetas!

Solo faltaba que fueran ateos… 




sábado, 29 de mayo de 2021

"Cosillas" de Pascal


 


Se levantó temprano para que Dios la ayudara

y en su camino hacia el trabajo un ciempiés 

se burló de su fe. 

No le faltaba lógica:

«Si yo con tantos pies me arrastro,

tú que solo tienes dos ¿qué pretendes?»

Poco después un ángel le anunció 

que la esperaban en la cola del paro.


Y aunque preguntó… Dios no respondió. 


«La estadística es capaz de calcular la suerte,

lo importante es que el estadista

tenga suerte al hacerlo» 

—le dijo el tipo que le dio turno en la fila

antes de evaporarse.


Ella comenzó a llorar. 

No por dolor.

No por impotencia.

Era decepción.

¿Qué valor tenía su oración 

si Dios no parecía más sabio que un ciempiés?


Y aunque preguntó… Dios no respondió.


Por fin llegó a la ventanilla del funcionario.

No era como esperaba.

Un resplandor iluminaba a un señor enjuto.

Ella lo entendió como una señal del Altísimo.

«No, no… señora… no soy ningún ángel…

solo radiactivo…» —se excusó el hombre.

«Pero eso tiene que ser peligroso»

—afirmó ella que había comprado

unos fascículos de minerales cuando era niña.

«Para mí no. Solo para quien todavía no lo es»

—contestó afable el funcionario.


Y esa vez no preguntó nada a Dios.


Se arrancó la cruz que adornaba su cuello

y la arrojó a los pies de la mujer 

que aguardaba su turno detrás.

Dos días más tarde ella 

encontró un trabajo mucho mejor

y la mujer que recogió su cruz

conocía al hombre de su vida. 


Las dos agradecieron al Cielo estar vivas

mientras Dios leía intrigado “cosillas” de Pascal. 



domingo, 23 de mayo de 2021

cosas de elefantes

Cada hombre es un desierto mientras no moje las sábanas.

Según el cargo que ocupes la religión se da o se recibe. 

No hay madres ni padres a la hora de lo espiritual.

La metafísica los trata como meras incubadoras de almas.

No lloremos por su marcha —nos dicen —,

lo que importa es lo que ves en el espejo

y, por supuesto, que cumplas con Hacienda. 

Contradictorio o no nos joden el vermut.

Lo saben los elefantes y las lombrices…

… si algo ha de extinguirse es mejor que lo haga fuera de antena

o algún hijo de puta sacará pasta de ello. 

Yo sigo durmiendo con mi chica a la rivera del Ganges… 

Mis pesadillas se reducen a que alguien sabe más que yo

de cómo salir de todo esto. 

Ella no duda en despertarme cuando me ve agitarme en la cama.

«Estás teniendo una pesadilla —me dice —,

será mejor que resuelvas lo que sea si quieres descansar».


Luego la observo en su duermevela y me siento inferior.


Los psicólogos me indultan.

Mis padres se sorprenden.

El resto me considera débil.


Mi chica se limita a despertarme si me quedo dormido.

No para que llegue puntual al trabajo sino para preguntarme:

—¿Quieres o no quieres levantarte hoy?


Lo demás… videos de elefantes en “facebook”


jueves, 20 de mayo de 2021

Equilibrio...

                                                              





Difícil mantener el equilibrio 

entre lo que..., el que... y... de ti.

Bautizan por la espalda

y luego consuelan con fiestas.

No es que esté mal.

Nada lo está si ocupas un lugar preferente.

Solo se quejan los que llegan tarde, mal,

y quieren caer bien.

A la sirena la enlataron 

mientras el marinero se embelesaba

con sus gritos desesperados.

«Nada es como crees» —me advirtió el policía —

«Ni yo te pego porque lo merezcas

ni tú desobedeces por "motu propio"».


De la otra realidad mejor ni hablar.

¿De qué sino íbamos a estar vivos? 




lunes, 22 de marzo de 2021

¿Resolvemos?

Dibujo: Paloma Sorribes


La nena quiere ser puta

para encontrar el oro cuanto antes.

Los chicos saben de rap y abusos.


Anoche las pesadillas

dejaron dormir tranquilo al mundo.

Ni oro ni gloria

responden a quien los espera.

Los escogidos ya no tienen gracia

aunque se pretende que sean graciosos.


Me duele la infancia.

No la mía.

Yo viajé en descapotable.


¡Malditos cabrones apaleados!

¡Se trataba de que los hijos de vuestros verdugos

no sufrieran las consecuencias de sus padres!

Sus golpes no merecen venganza.

No hay revolución que no arrastre otra.

La vida muerde porque sí.

No habría vida sin dientes.


Todo se comprende si no sabes quién eres.

Nada vale la pena si estás convencido de reconocerte.

En cada cubo de basura hay un dilema

y de cada dos uno es la mitad.


¿Resolvemos?