domingo, 2 de junio de 2013

ella es así...



Ella es así. Tú no sabes quién eres.
Ella salta de una sonrisa al llanto
y tú te bebes todo lo que sepa a vino. 
Pasan las horas y las canciones de amor siguen sonando,
pero sus besos dicen no entender las palabras bonitas.
Apuestas por otra oportunidad y la descubres mirando al chico de al lado.
Psssst. Le susurras... no te distraigas... Es fácil perder segundos en la salida
si no estás atenta al disparo.

Y aunque te sonríe... sabes que por dentro
continúa medrando la humedad esa que pudre todo,
esa que nadie quiere, ni siquiera ella, pero que es inevitable en sus pasos
 porque tiene un manantial de vida que lucha por salir a la superficie.
Por ser fuente.

No te queda más remedio.
Agachas la cabeza y sigues el rastro de su aroma,

escondiéndote en portales cuando se vuelve,
para asegurarse de que nadie le acompaña.

Bueno... tal vez si te quede otro camino
morirte de aburrimiento en las camas de otras mujeres.